Limitan el uso de la vía pública para los vendedores de autos

Solo podrán estacionar vehículos en el frente del local y deberán dejar espacio en la vereda para peatones. El Municipio dará tiempo hasta el 1º de mayo para que los comerciantes se adhiera

La Municipalidad de San Luis reglamentó el uso de la vía pública que podrán hacer las concesionarias de autos y otros vehículos y estableció una nueva serie de parámetros que deberán cumplir. Con las normas ya publicadas en el Boletín Oficial, las autoridades comunales darán un plazo hasta el 1º de mayo para notificar a los negocios y que estos presenten una declaración jurada en el caso que decidan usar los espacios bajo las nuevas reglas.

Una de las principales restricciones que habrá, según detalló a El Diario el subsecretario de Tránsito y Vía Pública de la Comuna, Luciano Santágata, es que los negocios no podrán usar más metros para estacionar que los que tenga el frente del negocio. “Ya no se puede acceder al espacio de los vecinos, ni al frente, ni usar ochavas, ni nada. Si yo tengo una concesionaria que tiene veinte metros de frente, puedo usar el máximo de veinte metros, o menos, nunca más”, ejemplificó.

Por otro lado, podrán estacionar los autos en perpendicular o en 45 grados al cordón sobre la vereda, si así lo prefieren, pero siempre dejando un espacio de dos metros para el tránsito peatonal. Este paso siempre tiene que estar contiguo al local, no en el cordón.Desde Tránsito y Vía Pública vamos a controlar que cumplan con todos los parámetros, y si no lo hacen, elevaremos informes. Luciano Santágata.

A su vez, pueden estacionar de manera “mixta”, con el vehículo estacionado parcialmente en la vereda y en la calle, siempre y cuando respeten la distancia de dos metros para el peatón en la vereda y de hasta un metro y medio en la calle (y solo en perpendicular). 

Por último, los vehículos que estacionen en su totalidad en la calzada deberán hacerlo en paralelo al cordón. “No está permitido estacionar a 45º todo el vehículo en la calle, porque es un permiso especial, que tiene que cumplir ciertos requisitos de dimensiones. El único lugar que cumple ese requisito es la plaza Pringles”, aclaró Santágata.

En el caso que los propietarios de los negocios quieran realizar alguna obra para exhibir los vehículos, deberán contar primero con la autorización de la Dirección General de Obras Privadas.

Por metro cuadrado, $291.50

Los comerciantes que quieran hacer uso del espacio tendrán que pagar un canon, que será de 50 Unidades Monetarias Municipales (UMM) —$5,83 cada una— por cada metro cuadrado que destinen para este fin.

Todas estas especificaciones están en la declaración jurada que deberán firmar, si prefieren usar el espacio público. “Desde el momento que van a solicitar todo a través de una declaración jurada, tiene un peso legal importante. Tránsito y Vía Pública va a controlar que cumplan con todos los parámetros, y si no lo hacen, elevaremos un informe a la Dirección de Comercio”, explicó Santagata.

Marcó que, si bien su área no puede multar en estos casos, ya que se trata de negocios, Comercio sí puede sancionar a los infractores, a partir de los informes presentados por Tránsito.

El camino a la reglamentación tuvo varias etapas, detalló el subsecretario, desde el intento de aplicación de una ordenanza hoy derogada que establecía directamente la prohibición de uso de la vía pública, a la elaboración de una nueva con la colaboración de los propios vendedores de autos. “Cuando asumimos, empezamos a ver qué ordenanzas estaban vigentes y las problemáticas en la ciudad. Había muchos reclamos de vecinos que tienen, colindante o al frente, una concesionaria y se quejaban de que nunca podían usar el espacio de su propia casa”, recordó el funcionario.

“Iniciamos los controles y notamos que no íbamos a llegar a nada, porque era el juego del gato y el ratón. Nuestros inspectores iban y ellos guardaban los vehículos”, admitió.

Por eso, la Subsecretaría realizó un relevamiento que arrojó que en la ciudad hay unas 30 concesionarias, de las cuales prácticamente todas incumplían la ordenanza anterior, de 1993, ya que esta prohibía a rajatabla el uso del espacio público.

Así fue que las autoridades municipales decidieron reunirse el año pasado con los dueños de los negocios del rubro para llegar a una solución, que conformara tanto a los comerciantes como a los vecinos. El 5 de noviembre fue aprobado por unanimidad en el Concejo Deliberante un proyecto elaborado por el Ejecutivo Municipal, y este mes salió la reglamentación en el Boletín Oficial. Ahora hay unos 45 días para informarles a los vendedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + 20 =