Demolición de la casa que se derrumbó.

Se determina como causa principal del colapso, las demoliciones efectuadas sobre la estructura existente que provocaron previamente fisuras y grietas en el hormigón armado y muros portantes”. Así comienza el primero de los nueve puntos que el ingeniero civil Gabriel Gutiérrez incluyó en su pericia técnica para establecer los motivos  del derrumbe de un local comercial, y vivienda multifamiliar en planta alta, ubicada en Aristóbulo del Valle y San Juan, donde fallecieron dos personas, y otras dos sufrieron heridas.

El informe, de seis páginas, fue realizado por solicitud del juez de Instrucción N° 1 de la ciudad de San Luis, Marcos Flores Leyes, quién abrió una causa caratulada preventivamente “Averiguación estrago seguido de muerte”.

El sector de la propiedad en cuestión,  tiene una antigüedad de construcción mayor a los 50 años y solo existe un plano aprobado en 1970, sin detalle de estructuras.

El perito comprobó que a lo largo del tiempo, en el inmueble se realizaron demoliciones de acuerdo al rubro comercial que adquiría el lugar: panadería, pelotero, taller de vehículos (con ejecución de fosas y retiro de columnas sin apeos) y finalmente concesionaria de autos.

“El efecto sucedido es a causa de la demolición de la columna de muro portante, apoyo de viga principal de color azul, a los efectos de las ampliación de vano para automóviles, provocando así el inicio del estrago que se investiga”, detalla el informe técnico.

Asimismo, “la falta de asesoramiento en obra de gente capacitada”, provocaron que  las fisuras y grietas que aparecieron por los trabajos de construcción, “no fueron solucionadas acorde a reglamentos en base a normativas”, amplía Gutiérrez.

El 4 de agosto al mediodía la vivienda se derrumbó. Nellyda Romero de Gitto, de 83 años, (quien era dueña de la propiedad y vivía en la parte superior de la edificación) y Javier Rodríguez de 20 años fueron las víctimas fatales.

Un día después del hecho, el perito Gutiérrez realizó una visita de inspección a efectos de visualizar los sondeos solicitados y ver los daños producidos. 48 horas posteriores volvió al lugar acompañado de Flores Leyes, donde se ordenaron las demoliciones totales del inmueble, y de la vivienda colindante en el extremo este, con  domicilio Aristóbulo al 177, por presentar fisuras y grietas con desplazamiento tanto en muros como en losa.

Los otros puntos de la pericia

El informe del perito además detalló que un día antes, la Municipalidad de San Luis, a través de la Dirección de Obras Privadas y Catastro, realizó una inspección de obra el día anterior al derrumbe, debido a la existencia de material y restos de una columna sobre la vía pública.

Ese día, los inspectores notificaron a Ángel Gitto (hijo de una de las víctimas fatales), que en el término de 24 horas debía retirar los escombros y presentar planos aprobados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =