Daniel Sosa de Movimiento Evita a cargo del sector agricultor de Mendoza, San Juan y San Luis.

🛑Designado hace un mes al frente de la Regional Cuyo de la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación, Daniel Sosa es un importante referente del Movimiento Evita que ahora tiene sobre sus espaldas la responsabilidad de bajar las políticas nacionales en San Luis, Mendoza y San Juan.

El dirigente nacido en Villa Mercedes, ex presidente del Concejo Deliberante de la ciudad de San Luis y técnico Forestal recibió a El Semiárido en su chacra “La Montonera”, un predio de poco más de una hectárea ubicado detrás del Aeropuerto de San Luis, donde en cooperativa produce conejos, gallinas, patos y una gran variedad de verduras, al tiempo que construye un salón para reuniones, en medio de un cuidado monte nativo.

🛑En una extensa entrevista, Sosa explicó los primeros pasos que dio en su gestión y trazó un panorama de las principales líneas con las que trabajará en la zona.

– ¿Cuáles son las principales líneas políticas para seguir en nuestra zona? ¿A qué le darán prioridad?

👉Primero debemos analizar que nuestra provincia tiene un contexto complicado. Producimos entre el 3% y 4% de las verduras que se consumen; producimos el 6% de los 250 mil huevos diarios que se consumen en San Luis; ingresamos por Casilla Sanitaria en la capital 1.370.000 kilos de verduras.

👉El contexto de la producción primaria de alimentos de verduras, hortalizas y frutas nos pone en un cuello de botella, porque somos una provincia dependiente de otras provincias. Dependemos de acordar límites de comercialización y transporte con Mendoza, San Juan, Entre Ríos, el Litoral y Córdoba.

👉Esto no está bueno, porque hemos sido una provincia gestora y generadora de alimentos. Recordemos las chachas que rodeaban la ciudad de San Luis y los grandes espacios de producción hortícola que abundaban en Villa Mercedes.

👉Algo hicimos mal que ya no están. Está bien que se ponga el marco industrial, la tecnología y la robótica, pero no comemos cotidianamente lo que produce la industria. Necesitamos tener verduras, pollo, cerdo y por qué lo puede producir otros y no nosotros, cuando tenemos buena tierra, buen sol y gente que sabe, además de la provisión de agua, que debe organizarse.

👉La distribución del agua es lo mismo que la distribución de la riqueza: si no se administra, se termina quedando unos pocos pícaros con todo. Los grandes pools sojeros en Argentina se quedan en los lugares con baja densidad de lluvias, con el agua de napas o de los ríos.

Esto pasa también en San Luis, donde se pueden ver enormes sistemas de riego por pivot que usan una cantidad de agua que les hace faltar a otros. Está bien que se haga este tipo de agricultura, pero también está bien que se haga la nuestra con la suficiente cantidad de agua y de recursos.

👉Cuando el Estado no aparece, sucede algo. Tenemos una teoría elaborada con la política que es la de la piñata. En un cumpleaños con pibes, colocás una piñata llena de golosinas y juguetitos y un mayor la rompe para que caiga todo el contenido. Cuando esas cosas caen al piso, los pibes manotean lo que pueden, pero los más fornidos, rápidos y astutos se queda con la mayor cantidad de cosas, lo más débiles casi con nada y otros sin nada y llorando.

El Estado, en vez de poner una piñata para que alguien la rompa y se distribuya así, debería organizar la distribución de otra manera. Hay provincias que lo han hecho de una forma u otra. San Luis hizo una buena distribución de su producto bruto en el tiempo.

👉No ha pasado lo mismo con la distribución del agua y de la tierra. Hay que hacer una reforma agraria puntana. Debemos tener tierras disponibles para que productores puedan extenderse, porque no alcanza con Sol Puntano, que es otra cosa.

La Agricultura Familiar debe transformarse en una marca registrada de una provincia que pueda autoabastecerse literalmente y que además lo pueda hacer con otras provincias.

👉Hay productores que no pueden comprar maíz para sus cerdos, por ejemplo, porque su precio está prohibitivo. En este caso sería bueno acordar con Vialidad de la provincia y de Nación que permitan a la Agricultura Familiar, con ayuda del Estado, sembrar sobre las banquinas.

También hay que incorporar en la AF la producción de peces en piletones para mejorar la dieta y comer sano, como también volver a la mazamorra, revalorizar el bosque nativo por todo lo que nos da, como el piquillín y algarrobo.

👉Hay que atar la AF con un mecanismo de alimentación sana en nuestro pueblo. Somos hijos del maíz, no de la hamburguesa y la soja. Esta es una discusión cultural que hay que dar, porque es una batalla que hemos perdido.

👉– ¿Esa debilidad que tenemos con la cantidad de productos que llegan de otras provincias, la ves como una oportunidad para la AF?

Claro que sí. San Luis, inevitablemente con el tiempo se irá llegando de gente de afuera e inmediatamente se arman desarrollos inmobiliarios que pelan todo el terreno, saca el bosque nativo pone un paraíso que tardará 15 años en darle sombra.

👉Hay que hacer todo un trabajo cultural en ese sentido, vinculado a la AF, por los agricultores familiares no descuidan nada de los recursos naturales. La AF no es depredadora. En la provincia hay que generar este concepto y construir una visión cultural y educativa.

👉Con otros compañeros de la AF de la región, estamos trabajando con un proyecto de ley para modificar la ley de Educación en la provincia. Buscamos implementar desde primer grado hasta el último año de la secundaria las carreas de Agricultura Familiar, Economía Popular, Soberanía Energética y Soberanía Alimentaria, en un contexto de producción agroecológica.

Nuestros changuitos de cada casa, de cada barrio y de cada ciudad deben saber desde chiquitos cómo una semilla, no con la teoría del trabajo práctico para hacer germinar un poroto, sino de hacer producción en una chacrita chica o cubiertas apiladas en los departamentos con humus que se produce con los desechos de cocina.

👉Tenemos que construir un modelo en el país.

– Sería un cambio cultural muy grande.

¿Cuál es el gran problema que tiene la Argentina y el mundo? El Covid 19 es la expresión de una crisis que ya se venía viendo y lo que hizo este virus fue hacerla estallar.

👉Estas crisis brutal y tremenda en la que estamos, nos trayendo a todos una escasa posibilidad de salir bien parados, si no somo lo suficientemente visionarios.

Hay que imaginarse un mundo con producción. Los planes sociales son un tronco en el medio del océano cuando se produjo el naufragio, pero se tronco nos los lleva a ningún lado, solo les permite aguantar un tiempito, pero después se desgasta se pudre y se mueren ahogados porque el tronco no está más.

El pan social es eso. Tenemos que transformar ese subsidio en salario y el salario también se puede dar con la AF y la Economía Popular.

Entonces hay que empezar a dejar de ver a la AF como hobby agroecológico o como una cuestión del pobrerío.

👉No hay que romantizar esta actividad. Al contrario, hay que dotarla de las herramientas para que se convierta en una práctica política que intervenga con el 20% de la economía mundial. Debemos ponernos a pensar en estos términos, porque si no vamos a burocratizar nuevamente la tarea de la Secretaría de AF y la convertiremos en un espacio que, en el caso de San Luis, con 36 técnicos.

Dentro de cuatro años tenemos que tener tres mil chacras armadas produciendo en la provincia, para lo cual la Provincia y los intendentes tienen que ayudar.

Debemos fijarnos ese objetivo y hacerlo también con las escuelas e instituciones del Estado nacional. Pedí una reunión para la semana próxima con el rector de la Universidad Nacional de San Luis para habar de esta posibilidad.

Somos hombres de la tierra. Los puntanos que vivimos en el semiárido somos eso. No venimos de las urbes porteñas ni de Europa. Somos chuncanos y entonces debemos volver a la producción de gallinas, pollos, patos y huevos.

No está mal criar cinco gallinas y un gallo en los patios de la ciudad. No es cierto que contaminan y ensucian. Es todo manejable y a eso lo tenemos que enseñar.

El liberalismo en los ’90 os dijo que no se podía criar pollos en las casas y entonces metieron ocho empresas que traen un pollo congelado lleno de porquerías.

– A pesar de que Agricultura Familiar de la Nación hace muchos años que está trabajando en la provincia, no hay un despegue de la actividad como para indicar presencia en cuanto a abastecimiento de alimentos o de imponer un sello propio en el mercado provincial. ¿A qué lo atribuís? ¿Tienen intención de trabajar sobre ese aspecto? Si es así, ¿a qué tipo de producción le darán prioridad? ¿Al Cabrito? ¿A la horticultura?

¿Cuántos puntanos comen chivito semanalmente? La provincia se fue quedando sin chivos. El cabrito puntano histórico, rico, cada vez hay menos porque lo fue corriendo la modernidad y la cantidad de gente que se va a vivir a las ciudades.

El Estado provincial y a veces AF ha llevado a pequeños productores un macho y una de hembras de calidad, pero en tres o cuatro meses cuando no consigue alimentarlos, los vende o se los come.

Tenemos que planificar otra cosa y estamos trabajando con esa idea, de generar producción a gran escala y la AF lo puede hacer. Tenemos que tener un mercado concentrador de nuestras propias verduras en San Luis para poder redistribuirlas.

– El gobierno provincial viene trabajando en la creación de un mercado concentrador modelo.

Hace años que vengo hablando de esto.

– Es el problema de todo pequeño productor: dónde comercializar.

No solo hay que apoyar esta iniciativa, sino que hay que ayudar y colaborar. No alcanza con realizar la feria en el Parque de las Naciones, donde va un 10% de producción de verduras de la AF y el resto son artesanías, que no está mal, pero la ecuación debe ser al revés.

Debemos tener un mercado a celo abierto. Fundé la feria del trueque el 6 de marzo de 2002 sobre la Avenida Lafinur en San Luis con esa idea. Yo iba a vender plantines de melón, sandía, tomate, entre otros.

Ese trueque fue inorgánico, llegó la crisis y la caída de De La Rúa cuyo gobierno fue espantoso; después vino la pesificación asimétrica con Duhalde y, gracias a Dios, luego llegó Néstor Kirchner que nos dio una mano muy grande a quienes creíamos en la economía popular.

Pero no alcanzó. Vino Cristina, quien tuvo otra visión, ayudó, pero no alcanzó y ahora ya la realidad nos empuja a eso. No tenemos otra.

El patadón en el culo que nos ha pegado el Covid y la crisis por la pandemia es tan grande, que lo único que nos hace es ir para adelante; no podemos ir para atrás. E ir para adelante significa ir a buscar esos niveles de producción con AF y economía popular.

En San Luis debemos ir viendo cómo articulamos con cada uno de los poderes políticos y los sectores sociales, organizando una tarea cultural y para eso hay que modificar el sistema educativo.

También hay que trabajar mucho desde las redes sociales, mostrando un poco menos de culos y tetas y un poco más de productoras y productores de la AF, con todo lo que ello implica, enseñando qué sembrar, cómo cocinar y conservar alimentos.

Ahora hablando desde Movimiento Evita, al que pertenezco, en San Luis tenemos bolsones de producción en varios lugares. En Quines, está Casa de Piedra, un predio de 6 hectáreas de un compañero que se jubiló de la actividad petrolera y se dedicó a la producción. Allí está sacando 40 mil cabezas de ajo, 30 mil kilos de cebolla, además de sandía y melón. También comenzó con un feedlot rudimentario.

Este productor se las arregla solo. Nunca lo visitaron desde el Ministerio de Producción ni de la Secretaría de AF.

– ¿Están designados los coordinadores de la Secretaría en San Luis?

En la provincia habrá tres coordinadores. Dos ponemos nosotros y uno el gobierno de la provincia. Ya nombré a Roberto Fernández de Villa Mercedes y Máximo Miguel Márquez de San Martín, que tiene una vasta experiencia en cabras y viveros. Los dos trabajan muy bien

El gobierno tenía que proponer un nombre para el tercer coordinador, pero no sé qué habrá pasado.

Yo tengo que articular con los coordinadores de las tres provincias, que tendrán a cargo zonas específicas.

Seguramente no habrá acuerdo con algunos de los técnicos que tiene otra visión, pero la decisión del Estado nacional y las que tomamos desde estas conducciones será el camino a seguir.

Los técnicos tendrán que trabajar todos de acuerdo a lo que se vaya discutiendo y acordando. Este es un barco que ha zarpado y no sabemos cuándo llega, pero mientras tanto iremos generando cosas. Quiero creer que éste no es el Titanic, sino el Arca de Noé, que llegará para el bien y no para el mal.

– ¿Qué acción habrá con el persistente problema de la tenencia de la tierra?

Hay familias que hace 50 años que viven en zonas rurales, donde trabajan y producen, y no tienen ninguna legalidad sobre sus tierras. Hay que hacer un trabajo muy serio para que los compañeros tengan acceso a la titularidad de esas tierras. Hoy tenemos herramientas como la geolocalización y fotografía satelital que facilita. Cuando hay voluntad se puede hacer.

Por indicación del secretario de AF de la Nación, estamos trabajando es en u banco de tierras. En la provincia hay un montón de tierra que es del Estado nacional que está desocupada, como Vialidad Nacional, Ferrocarriles, Gasta del Estado, entre otros.

Esas tierras deben servir para los productores, para que, a través de comodatos, sean útiles para producir. Y para eso hay mucha gente dispuesta a trabajar y que además tiene oficio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + diecinueve =